¿Tarifa fija o indexada? Aquí te explicamos las diferencias

Tras la liberación del sistema eléctrico español del año 2009, este ha sufrido una profunda revolución que lo ha transformado completamente. Han surgido un gran número de comercializadoras, con características muy diferentes. La variedad de tarifas eléctricas también se ha incrementado notablemente, ofreciéndose un amplio abanico de opciones a los clientes. Toda esta extensa diversidad de planes se puede clasificar en dos grandes categorías en función de cómo se calcule el precio de la luz: tarifas de precio fijo o indexado.¿Habías oído alguna vez esta distinción? En caso de que no, no hay de qué preocuparse. No tienes más que continuar leyendo, ya que en este artículo veremos en qué consisten y cuáles las principales diferencias entre una opción y otra. También compararemos las principales ventajas y desventajas que ofrecen cada una.

sistema eléctrico español
La liberalización del sector eléctrico español ha supuesto grandes modificaciones en él.

¿Qué es el precio indexado?

Los precios indexados son una variante de tarifa de suministro de electricidad bajo el cual el precio de la luz se cobra según el mercado mayorista o pool. A esto, hay que sumarle posteriormente los costes regulados de la energía más los gastos de gestión de la comercializadora de la que seamos clientes. Dentro de esos costes regulados se encuentran los peajes de acceso, pérdidas de transporte y distribución, saldo de interconexiones… En resumen, las tarifas de precio indexado ofrecen la siguiente estructura:

  • Término de potencia. Se calcula multiplicando el número de días del ciclo de facturación, por la potencia contratada y por el precio de dicha potencia.
  • Término de energía. Tiene un precio diferente a cada hora, que se determina el día anterior en el pooly al que hay que sumarle los costes de la comercializadora. El cliente pagará lo que consume en cada momento.
  • El impuesto eléctrico. Además de pagar el IVA al 21%, los consumidores pagan este impuesto especial de fabricación, similar al que tienen tabaco y gasolina. Se estima en función a los dos aspectos anteriores, sumándose el 5,113% de ambos conceptos.

En ese mercado mayorista, cada día las empresas generadoras de electricidad ofrecen un precio en función del la hora y del tipo de generación (renovable, nuclear, combustibles fósiles, etc.) y las empresas comercializadoras compran en función de la demanda de sus clientes. Comparando las curvas de oferta de las generadoras y demanda de las comercializadoras se obtienen los 24 precios de la luz para las horas del día siguiente. Las tarifas de precio indexado son la opción más recomendable para aquellos consumidores que deseen pasarse a la modalidad de discriminación horaria. De esta manera, si disfrutas de un contador digital, la factura reflejará tu gasto en función del precio de la luz en cada hora que consumiste. Pero en caso de mantener aún un contador analógico, este te ofrecerá dos lecturas: una para el periodo punta y otra para el valle. Sin embargo, en aquellos hogares con precio indexado pero sin discriminación horaria, el cálculo de su consumo se realiza a través de unos estándares de consumo medio para clientes domésticos. Estos patrones son facilitados a las comercializadoras por la Red Eléctrica de España. Por ello, hasta que no se instalen y programen correctamente todos los contadores eléctricos digitales, no se podrá disfrutar en España de unas tarifas indexadas reales. El objetivo es que, finalmente, todos los usuarios de la red eléctrica presenten tarifas con precios indexados. Esta modalidad, junto con los beneficios de los contadores eléctricos digitales en materia de telemedición, ofrecerá numerosas ventajas a los clientes. Solo así se podrá garantizar un precio indexado real, en el que se cobre hora a hora, día a día y mes a mes. En Enérgya-VM ofrecemos a nuestros clientes ambas modalidades de tarifas: la Fórmula Index, para aquellos que deseen un precio indexado, y la Fórmula Fija, con un precio de la luz fijo. Asimismo, contamos con la opción Fórmula Cuota Fija, en la cual el importe es el mismo todos los meses, pudiendo seleccionar incluso el día de pago. Si no tienes seguro cual es la opción que mejor se adapta a tu consumo, con nuestro asesor de planes te ayudaremos a encontrar la mejor tarifa para ti.

contador eléctrico digital
Para conseguir unas tarifas con precio indexado lo más reales posible es necesario un contador eléctrico

 

¿En qué consiste el precio fijo?

Por su parte, las tarifas con precio fijo son aquellas en las que el precio de la luz, medido en €/kW, es el mismo para cada período tarifario durante la vigencia del contrato. La duración de estos es, por norma general, de 12 meses. De esta manera, conoces de antemano el precio que vas a pagar de la luz, sin depender de la evolución del mercado o de la subasta mayorista. Así, las variaciones en el importe de tu factura de luz dependerán en exclusiva del consumo realizado a lo largo del ciclo de facturación, y no de las alteraciones del mercado libre. La discriminación horaria, al igual que con las tarifas indexadas, también se puede contratar con una tarifa de precio fijo. Sin embargo, para este caso tan solo se ofrece un precio eléctrico distinto para las horas nocturnas (períodos valle) frente a las diurnas (períodos punta). En caso de la discriminación horaria en tres períodos, la etapa que se añade se denomina fase supervalle y es aún más económica. No tenemos que confundir las tarifas con precio fijo de los planes de cuota fija. Las tarifas de precio fijo son aquellas en las que pagamos la luz al mismo precio durante un período de tiempo, pero el importe de nuestra factura variará en función de nuestro consumo. Sin embargo, los planes de cuota fija son aquellos en los que durante once meses nuestra factura de luz tiene el mismo importe, indistintamente del consumo que realicemos durante ese periodo. En el duodécimo mes, el importe de la factura se calcula en función de lo pagado por el usuario y lo consumido. La cuota fija no es un tipo de tarifa eléctrica, sino que es una modalidad de pago.

consumo eléctrico en el hogar
Las tarifas de precio fijo mantienen el mismo precio de la luz, al margen de sus variaciones en el mercado.

 

¿Cuáles son las ventajas de una y otra tarifa?

Sin lugar a dudas, las tarifas con precio indexado son la mejor opción para aquellos consumidores con un contador inteligente con telemedición capaz de enviar las lecturas horarias a la comercializadora. Por desgracia, aún son pocos los que pueden disfrutar de este servicio, que garantizaría un precio indexado al mercado 100% real. Para conseguir este máximo ahorro, no solo es necesario contar con el contador inteligente. También se requiere que la empresa distribuidora facilite a la comercializadora las lecturas, y que estas últimas ofrezcan planes con discriminación horaria. Cumpliéndose todas estas condiciones, podríamos encontrarnos con ahorros de hasta el 20% en la factura eléctrica. Sin embargo, al no haber llegado todavía totalmente la telegestión a los equipos de medición en España, lo que se hace es un indexado parcial. Se toman los perfiles de consumo creados por la REE, y con los precios variables de la luz a lo largo de cada día, se calcula el importe de tu factura. De esta manera, no se tiene en cuenta tus hábitos personales de consumo reales, sino el comportamiento medio de todos. Otro inconveniente de las tarifas con precio indexado es que las variables de las que depende el precio de la luz no dependen del consumidor. El precio que marca el mercado mayorista depende de un amplio espectro de factores (condiciones meteorológicas, decisiones políticas, etc.) que escapan del control del cliente. Por contra, con las tarifas de precio fijo no tienes que estar pendiente de las fluctuaciones del mercado eléctrico. Puedes consumir tranquilamente, ya que el precio de la luz que pagas se mantiene sin variaciones durante todo el año. No tienes el riesgo de que, por algún motivo, el precio de la luz experimente una subida inesperada que incremente sensiblemente el importe de tu factura. Si tus hábitos de consumo son similares a lo largo del año, así lo serán los importes de tu factura. Esto deriva a su vez a unas facturas mucho más sencillas que las del precio indexado. Ya que las facturas de las tarifas de precio fijo se calculan multiplicando el consumo de electricidad por el precio fijado, sin detallar el momento del día en el que consumes y el precio de la luz a esa hora. Sin embargo, las tarifas de precio fijo suelen ir asociadas a contratos con periodos de permanencia, al contrario que las de precio indexados. Además, dentro del precio fijo suelen ir incluidos unos factores de riesgo ante subidas de precio no previstas, por lo que a lo largo puede resultar menos económico.

mejor tarifa eléctrica
Será el perfil del consumidor lo que determinará si le conviene mejor una tarifa fija o indexada.

Recapitulando, la liberación del sector eléctrico español supuso una gran transformación. Desde entonces, podemos encontrar tarifas de precios indexados al pool y tarifas de precio fijo, mercado libre y mercado regulado, comercializadoras de referencia y de mercado libre… El abanico de posibilidades es mucho más amplio para el consumidor, lo cual permite encontrar la tarifa más adecuada a sus condiciones. Por esto, a día de hoy no se puede afirmar que las tarifas con precio indexado sean mejores que las de precio fijo; ni lo contrario, que las de precio fijo sean superiores que las de precio indexado. Cada una tienen sus pros y sus contras, y solo las características del consumidor determinarán cuál se adecua mejor a él.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.