¿Has pensado en si todos los ‘consejos’ que se dan acerca del ahorro energético son ciertos?

FALSOS MITOS DEL AHORRO ELÉCTRICO

Todos hemos oído alguna vez leyendas urbanas sobre cómo disminuir el gasto de electricidad en nuestras casas. Su origen es siempre bastante incierto. Algunas aparecen por Internet, otras son consejos que alguien conocido nos da y, a veces, son simples teorías personales. En este artículo vamos a ver las más comunes, estudiando si hay algo de verdad en ellas. Pero además, veremos verdaderos consejos para ahorrar en nuestra factura de luz.

  1. El modo standby apenas consume

Actualmente, muchos de los electrodomésticos que tenemos en nuestras casas están equipados con el denominado modo de espera o standby. Son muy fáciles de identificar, todos aquellos que cuando los apagas tienen una luz, que normalmente suele ser roja, que permanece encendida. Muchos imaginan que ese piloto no puede suponer un gasto mayor de luz. Sin embargo, y según la Agencia Internacional de Energía, alrededor del 10% del gasto eléctrico de una casa es debido al stanby. Esto supone, aproximadamente, 50 € al año por hogar en la Unión Europea. De hecho, la OCU ha creado una calculadora mediante la cual medir el gasto de cada electrodoméstico, y ver cuánto dinero supone este consumo. Además, es algo fácilmente evitable, ya que muchos de estos aparatos tienen un botón que permite apagarlos totalmente. Por lo tanto, una fácil solución para ahorrarnos este gasto sería apagar correctamente estos aparatos. Y en caso de aquellos que no se pueda, utilizar regletas de enchufes o bases múltiples con interruptor.

  1. Mantener los fluorescentes encendidos gasta menos

Probablemente habrás escuchado también que se ahorra más dejando un tubo fluorescente encendido cuando sales de una habitación que si tienes que apagarlo y encenderlo. Esta creencia, que se basa en el gran consumo que supone encenderlos, también es errónea. Si bien es cierto que el consumo que supone encender un tubo fluorescente es superior al uso normal, no es más de cinco veces mayor. Si a ello le sumamos que el tiempo necesario para que se encienda  no suele ser mayor de 2 segundos. Se puede afirmar que apagar un tubo fluorescente durante un tiempo mayor a 10 segundos es más económico que mantenerlo encendido.

Otra leyenda urbana referida a los tubos fluorescentes es si su continuo apagado y encendido afecta a su vida útil. Los fluorescentes tienen una vida media de 2.000 horas para usos de 3 horas. Es decir, cuanto más veces se use menos de 3 horas, menor será la vida útil del fluorescente. Sin embargo, el coste de dejar encendida la luz, además del cada vez menor precio de este tipo de lámparas, hace que no sea económicamente rentable mantenerlos funcionando. Tal como dice el refrán “la bombilla más eficiente es la que no está encendida cuando no debe”.

  1. La certificación energética no influye en el consumo

Las etiquetas energéticas son obligatorias para una gran diversidad de electrodomésticos, además de las lámparas de uso doméstico. Existen siete etiquetas diferentes:

  • Los más eficientes: A+++, A++, A+
  • Consumo moderado: A, B
  • Alto consumo: C, D

Cada una de ellas asociadas a un color diferente. La etiqueta A+++, en color verde oscuro, corresponde a la categoría más eficiente de todas, mientras que la D, de color rojo, es para aquellos que más consumen. Hay quienes piensan que no existe gran diferencia de consumo entre aquellos electrodomésticos con una etiqueta u otra, que es una simple excusa para aumentar el precio. Si bien es cierto que aquellos electrodomésticos más eficientes tienen un precio más elevado que los que no lo son tanto, también es verdad que la diferencia de consumo es muy notoria. Esto produce que la inversión inicial se amortice años antes de que termine la vida útil. Por ejemplo, un frigorífico con etiqueta A+++ consume un 60% menos de electricidad que uno con etiqueta A.

Otro factor muy importante en el ahorro eléctrico de los frigoríficos es la formación de escarcha. Debido a que, una capa de hielo de 3 milímetros aísla lo suficiente como para no permitir enfriar correctamente, y aumentando el consumo de energía un 30%. En Enérgya-VM siempre te asesoraremos para ayudarte a ahorrar en tu factura de la luz. Nuestra gran cantidad de planes nos aseguran que tengamos aquel que mejor se adapte a tus necesidades. Prueba de ello es que el elevadísimo grado de satisfacción de nuestros clientes con nuestro servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.