Estos son los datos que aparecen en tu factura de la luz

Con unas temperaturas bajísimas barriendo toda la Península, la factura de la luz ha registrado máximos históricos. La demanda ha hecho que se disparen los precios justo cuando más necesitamos su uso. Teniendo que tener la casa caldeada es muy difícil en estos momentos reducir la factura. Pero ojo, porque hay algunos consejos que nos pueden ayudar.

La factura de la luz es el recibo en el que puedes ver de forma detallada tu consumo de electricidad y el importe que debes pagar por lo que has consumido. Entenderla es imprescindible para saber lo que pagas y por qué lo estás pagando e, incluso, tener claro los conceptos que aparecen en ella te ayudará a ahorrar en los siguientes recibos.

Este recibo puede llegarte de dos formas, bien en papel que es la forma de facturación tradicional; bien de manera electrónica, disponible normalmente a través del área de clientes de tu comercializadora.
Por norma general, este tipo de recibo se actualiza cada dos meses.

1.- Datos de contratación. No el contrato completo pero sí los datos más importantes para la facturación como la potencia contratada y tu número identificativo por si necesitas hacer alguna consulta que te identifiquen rápidamente.

2.- Resumen de la factura. Antes del desglose, las compañías te facilitan los detalles más importantes: energía consumida, periodo de facturación y días facturados, total a pagar, fecha de emisión de la factura, fecha prevista de cobro y fecha límite de pago son los básicos.

3.- Datos personales (nombre y dirección) del titular del contrato, de quién recibe la factura, que no tiene por qué ser la dirección del hogar sobre el que se está emitiendo la factura.

4.- Mensajes. También suelen dejar un espacio en la primera hoja del recibo para integrar algún mensaje personalizado si fuera necesario indicarte algo.

5.- Consumo. Acompañados por un gráfico para que sea una información más fácil de comprender a simple vista, las compañías nos muestran la evolución de nuestro consumo de luz en los últimos meses. De esta forma puedes hacer comparaciones y ver hacia dónde va tu tendencia de gasto o prepararte y ahorrar los meses de invierno y que el incremento en la factura no te pille por sorpresa. También se incluye en este apartado la lectura actual y anterior de tu contador (real o estimada). Incluso, se detalla el importe en euros de tu consumo medio diario del periodo facturado, tu consumo medio diario de los últimos 14 meses y tu consumo acumulado del último año en kWh.

6.- Detalle de distribución del dinero. Solo una parte de lo que pagamos por la luz va a cubrir los costes del suministro eléctrico, el resto se emplea en pagar una serie de impuestos y otros costes regulados que deben estar detallados en tu factura.

7.- Ofertas y productos personalizados. Todas las compañías suelen incluir en el recibo un apartado con publicidades personalizadas.

8.- Notificaciones. Una sección que se incluye si es necesario aclarar algún dato.

9.- Información sobre el origen de la electricidad consumida así como su impacto medioambiental.

10.- Vías y teléfonos de contacto. Es importante que la compañía deje de forma clara y visible las formas en las que puedes ponerte en contacto con ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.